escaño tipo plaza

Escaño tipo plaza y su relevancia en las actividades de la población

escaño tipo plaza

¿Puedes imaginar la existencia de un elemento común a todas las ciudades y pueblos del mundo? Se trata de espacios de libre acceso, amplios y sin limitaciones, aparte de las impuestas por las calles que las bordean. Se consiguen de diversos tamaños y formas, y han sido construidas a lo largo de la historia de la humanidad; pero, siempre se caracterizan por tener su escaño tipo plaza representativo.

El beneficio de las plazas es múltiple e indiscutiblemente en el pasado y todavía hoy, en los poblados pequeños, juegan un papel activo dentro de las manifestaciones sociales y culturales. Para las grandes ciudades, junto con los parques, representan los pulmones o zonas verdes, donde la gente puede estar, aunque sea por un rato, en contacto con la naturaleza.

También se definen como “salones urbanos” alrededor de los cuales giran las actividades ciudadanas. Así, se utilizan para el desarrollo de eventos:

  • Sociales: fiestas públicas, charlas de jubilados, reuniones entre amigos, encuentros de enamorados, juegos de niños; todo sucede en dichos espacios y antes del Internet, allí ocurrían, probablemente los mayores intercambios noticiosos.
  • Comerciales: es el caso de las ferias o mercadillos en los que, en ocasiones especiales, se venden variadas mercancías. Este proceso, generalmente, es amenizado con música y se convierte en una fuente de entretenimiento anhelada y disfrutada por grandes y pequeños.
  • Culturales: al hacer obras de teatro al aire libre, ceremonias de graduación, clases de bailoterapia, conferencias educativas o informativas, etc. Se usan cuando los organizadores del evento buscan un lugar espacioso, atractivo y gratuito para reunir a la gente.

Por considerarse zonas singulares, con frecuencia exhiben estatuas de héroes de la patria o monumentos conmemorativos. Además, en muchos países en la plaza principal se encuentra ubicada la iglesia católica más significativa o la catedral; de modo que los feligreses se dan cita obligada en sus predios semanalmente.

Dada la importancia histórica y presente de las plazas, todos debemos cuidarlas. Ayudar a mantenerlas limpias y bonitas, proteger la grama, flores y árboles sembrados en ellas y nunca dañar sus escaños. Estos son testigos mudos de hermosas vivencias que perduran en nuestra memoria.

Deja un comentario